Cyborg (1989). Aventura futurista en plan Mad Max con Jean Claude Van Damme repartiendo lo suyo

Lo mejor de “Cyborg” es sin duda su absoluta falta de pretensiones y el ser un producto 100% pensado para consumirlo, disfrutarlo (o aborrecerlo) en el acto, y olvidarlo. A ver, aquí tenemos a Jean Claude Van Damme en un futuro apocalíptico repartiendo mamporros a diestro y siniestro con sus artes marciales en una historia más simple que el mecanismo de un botijo.

“Cyborg” es Van Damme en estado puro. Una película de entretenimiento, tortas, acción… pura serie B que bebe de otros clásicos ochenteros.

Película Cyborg, con Jean Claude Van DammeLa historia que nos cuenta “Cyborg” bebe directamente de muchos clásicos del cine ochentero y sobre todo de la saga “Mad Max” refrita con “Terminator” y algún toque de artes marciales made in Van Damme. La película nos cuenta que la Tierra está sumida en la destrucción y el apocalipsis por una plaga que se ha extendido entre la población, y en este furo apocalíptico América está sometida a una anarquía social donde el caos reina a sus anchas, con matones y personajes de todo tipo imponiendo su ley. Únicamente, la hermosa Pearl, mitad humana mitad robot, posee el conocimiento necesario para desarrollar una vacuna que pueda salvar el mundo de su situación actual. Pero Pearl es capturada por un grupo de piratas del futuro que pretenden apoderarse del antídoto y así dominar el mundo. Ahora, sólo el héroe Gibson (Jean Claude Van Damme) con su increíble habilidad para la lucha y el manejo de las armas, podrá rescatarla y salvar lo que queda de civilización enfrentándose a todo tipo de personajes… ¿o no? (currado el argumento y superoriginal, ¿eh?)

Si quereis intuir lo que os vais a encontrar al ver “Cyborg” aquí teneis un adelanto en forma de trailer:

Lo gracioso de “Cyborg” y lo que la hace atractiva como película es su cutrez (eso sí, cutrez digna, que es una serie B, pero no una serie Z) y su historia interna. Los personajes se llaman como marcas de guitarra e instrumentos: Gibson, Fender, Pearl…, los decorados son, esto, ejem, en fin, esa clase de decorados. Pero Van Damme sale victorioso de todo eso erigiéndose como el protagonista absoluto y luciendo todo su repertorio en la película.

La historia interna tiene su guasa, porque “Cyborg” se hizo para que Cannon, la productora, aprovechara el pastizal que se había gastado en disfraces y decorados para dos películas que no llegó a rodar, un film de Spiderman y la secuela de “masters del Universo”. Con tanto dinero gastado, decidieron hacer una peli, y en un fin de semana el director Albert Pyun se sacó el guión de la manga. Se gastaron 500.000 $ en la peli y recaudaron más de 10 millones a nivel mundial, así que si tenemos en cuenta que hablamos de una serie B que se gestó en un fin de semana, la palabra exitazo se queda corta.

Y sí, “Cyborg” es mala, y es olvidable, pero oye, ahí tenemos a Van Damme en su época de esplendor dorado y encima en un futuro tipo Mad Max y repartiendo a saco… ¿quien necesita más para pasar un buen rato?

Cosas que tienen que ver con esta pelicula:

Tags: , , , , ,

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Escribe un comentario

(requerido)

(requerido)