La jungla de Cristal (1988). Bruce Willis es John McClane.

En 1988 Bruce Willis era un actor conocido principalmente por su papel protagonista en la serie de TV “Luz de luna” y por haber hecho una comedia como “Cita a ciegas” junto a Kim Bassinger y bajo la dirección de Blake Edwards, pero su posición y su orientación como actor cambió radicalmente al hacer “La jungla de cristal” en 1988, donde se puso en la piel de John McClane, personaje que le dió fama mundial y le abrió las puertas del estrellato masivo, convirtiéndole en un cruce de heroe de acción y tio irónico y cabronazo. Para que os hagais una idea, la película costó unos 28 millones de dolares y genero 140 millones. Y además de consagrar a Bruce Willis, John McClane, su protagonista, se consagró como un personaje franquicia, protagonizando hasta la fecha 4 películas, incluyendo ésta, la primera.

En “La jungla de cristal” Bruce Willis se convirtió por primera vez en John McClane, ese policía irónico y cabroncete que le lanzó al megaestrellato.

La jungla de cristal, la película que convirtió a Bruce Willis en héroe de acción.

La jungla de cristal, la película que convirtió a Bruce Willis en héroe de acción.

La jungla de cristal” comienza mostrándonos como John McClane llega a la ciudad de Los Angeles procedente de Nueva York. Es un policía que viene a reunirse con su mujer en la fiesta de Navidad que se celebra en la empresa donde ésta trabaja, y cuya sede está en el Nakatomi Plaza, un edificio de oficinas que aún no está terminado (de ahí lo de “La jungla de cristal”, aunque el título original “Die Hard” es más traducible como “Duro de matar”). Nuestro amigo John se va para allá, a ver con qué se encuentra porque se nos da a entender que la relación son su mujer está muy deteriorada. Cuando llega, conoce a algunos compañeros de Holly, su mujer, y se encuentra con ella: charlan a solas en un baño mientras John se refresca, y empiezan a discutir… ella sale del baño porque la reclaman para dar un discurso en la fiesta, y es en ese momento cuando unos terroristas se apoderan del edificio. Han pasado 18 minutos desde que empezó la película y ya están todas las cartas sobre la mesa: el edificio entero cerrado a cal y canto por unos terroristas y todo el personal que trabaja en el Nakatomi Plaza recluido y amenazado por los terroristas salvo uno, John McClane, que al oir los disparos y el follón, se escabulle del baño vestido con un pantalón y una camiseta blanca de tirantes y sin zapatos y huye con su arma reglamentaria hacia los pisos superiores, desde donde intentará pedir ayuda y “ocuparse” de los terroristas. Aquí es donde realmente empieza “La jungla de cristal“.

En “La jungla de cristal” la acción es la verdadera protagonista de la película. Toda la historia está articulada para presentarnos una serie de situaciones de acción pura y dura a cual más intensa.

Desde este momento la película se convierte en lo que todos sabemos que es: un carrusel de acción, mamporros, tiros y golpes en el mejor sentido de la palabra, y todo salpicado por la ironía y los chistes de John McClane, capaz de bromear en más de una ocasión con los tios que están intentando matarle. Y este fue el gran acierto de la película en mi opinión, porque lejos del típico héroe de acción justiciero, John McClane es un tio cargado de mala leche, ironía y una elevada dosis de humor cabrón, algo que se demuestra cuando bromea con los nombres de los terroristas o en sus conversaciones con el sargento Powell, un policía del exterior del edificio con el que consigue contactar. Además, vemos a John McClane usar por primera vez (luego lo hará en todas las secuelas) su famoso chascarrillo “yippie-kay-yay, hijo de puta“. Veámoslo aquí en versión original:

Desde el punto de vista de la acción, “La jungla de cristal” es una película impecable. Desde el momento de la entrada de los terroristas en el edificio Nakatomi Plaza, el ritmo de la película es trepidante y no decae en ningún momento, estando muy bien estructurada y llevándonos hasta el desenlace final en un estado de tensión máximo, en el que conocemos las verdaderas intenciones de los terroristas. Probablemente, “La jungla de cristal” sea una de las mejores películas de acción de los últimos 25 años, y desde luego se nota que hay un trabajo de guión y dirección, porque aquí toda la acción la llevan los personajes, y no hay nada de grandes efectos especiales a lo loco.

Aquí os dejo los que yo recuerdo como los mejores momentos de “La jungla de cristal“, sin desvelar demasiado para aquellos que no la hayais visto aún:

  1. La escena de los cristales. Como ya sabeis, McClane huye descalzo cuando entran los terroristas y a lo largo de la película tarda en poder calzarse, primero porque no encuentra botas o zapatillas de su número (ese es el tipo de humor que reina en esta película) y luego por lo que le pasa con unos cristales que le dejan en el camino y que el pobre John tiene que sacarse en un baño.
  2. Como llamar la atención de alguien. En un primer momento McClane intenta que la policía venga en su ayuda, pero las comunicaciones están cortadas y el tema no es fácil. Un policía, el sargento Powell, entra en el Nakatomi después de que McClane haya activado la alarma de incendios, pero como no ve nada raro, se marcha. Viendo que su única posibilidad se va, John McClane se las ingenia para llamar su atención de una forma muy espectacular, lanzando una cosita por la ventana. Si quereis saber que es, a ver “La jungla de cristal” tocan.
  3. Los nombres de los terroristas. La forma en la que McClane se cachondea de los terroristas y apunta sus nombres para luego jugar con las relaciones entre ellos es también de traca. Algo muy sencillo pero muy bien planteado en la película.
  4. El tiroteo en la mesa de reuniones. Una de las escenas de tiros más potentes transcurre en una larga mesa de reuniones en la que McClane juega al ratón y al gato con un terrorista.
  5. La escena de la manguera. Una auténtica joya de la pirotecnia y las explosiones. Lo que te puede ayudar una manguera cuando todo parece que vaya a saltar por los aires solo lo sabe John McClane.

Desde luego, “La jungla de cristal” es una de las pocas películas de acción de los últimos años (aunque ya tenga más de 20 años) que recomendaría a cualquiera, y lo cierto es que no solo se conserva estupendamente sino que es muy pero que muy válida hoy en día y desde luego objetivamente mejor que la mayoría de cintas de acción del siglo XXI, más basadas en los efectos y las pirotecnias barrocas que en una buena historia y unos buenos personajes.

Cosas que tienen que ver con esta pelicula:

Tags: , , ,

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

TIENES RAZON. L JUNGLA ES LA MEJOR PELI DE ACCION DE SIEMPRE Y LAS SECUELAS TAMPOCO ESTAN NADA MAL.

Siempre supe que esa pelicual su nombre es “Duro de Matar” tratandose del actor principal, y no los cristales.
La traduccion no es ninguna Jungla de cristales y donde esta el actor..
Gracias.

Peliculon y punto.
Por cierto, Rosa, el titulo original es DIE HARD, algo asi como MORIR DURO(vaya titulo eh? XD)

“Duro de Matar” es el título correcto, con este nombre llegó a Chile y toda la cinta se basa en eso, en que McClane no muere con nada, gran película de acción que deja hasta a Rambo disminuido, además de que Bruce Willis y su personaje siempre ha tenido esa facilidad para ironizar y rebentarles las pelotas a cualquiera solo con el don de la palabra. Lo otro bueno del personaje, es que si bien es cierto es un policia entrenado, la manera de defenderse que tiene es muy instintiva, es como un perro peliando, aprobechando cada momento, situación u objeto para librarse de sus enemigos, donde patear, morder, arañar, golpear, empujar o aplastar a alguien con cualquier objeto es válido, no planea nada, sólo actua. Su confianza en la suerte le hace tomar riesgos que otros no tomarían. Creo que dentro de esta pelicula el único momento de planeación lúcida que tiene John es cuando se improvisa una seudo alforja con cinta de embalaje en la espalda. :)
Coincido, es la película de acción por exelencia jamás producida. De aquí para abajo, todas las demás.
Saludos.

esta chida el post

Escribe un comentario

(requerido)

(requerido)