E.T, el extraterrestre (1982). Un cuento familiar de ciencia-ficción.

¿Pero hay alguien en el planeta que no haya visto “E.T., el extraterrestre“? Probablemente no, porque es una de esas películas que definen un momento y que se convierten en un clásico imperecedero. Son lo que yo llamo “películas inolvidables” porque cuando te vas a olvidar de ellas, las vuelven a pasar en algún canal de TV. “E.T., el extraterrestre” es de esas películas.

Yo ví “E.T, el extraterrestre” en el cine, cuando se estrenó en su día, allá por 1982.

Es una de las primeras películas que recuerdo haber visto en pantalla grande, junto con “Tron” o “El retorno del Jedi”. Solo por eso esta película tiene un significado especial, aunque nunca entendí porque E.T le resultaba tan simpático a la gente. A mi me hizo gracia en determinados momentos pero vamos, que yo no me lo llevaría a casa.

E.T., el extraterrestre... mi casa, teléfono y todo eso.

E.T., el extraterrestre... mi casa, teléfono y todo eso.

El argumento de “E.T, el extraterrestre” es aparentemente sencillo: una noche, un grupo de seres alienígenas ha aterrizado en una zona boscosa de los Estados Unidos. Es de noche, y los alienígenas recorren el bosque buscando y recogiendo plantas que llevan a su nave, como si tomarán muestras de vida vegetal. Paralelamente, vemos como unos hombres aparecen con luces y camiones, buscando algo. Los alienígenas, asustados, corren para subir a su nave y escapar, pero uno de ellos, se retrasa y deben dejarlo en el planeta Tierra. El alienígena abandonado es E.T, el extraterrestre, nuestro protagonista. E.T, asustado y sin saber donde meterse huye de sus perseguidores para acabar escondiéndose en el cobertizo de la típica casa americana con jardín y cercana al bosque. En la casa vive una familia compuesta por la madre, Mary, y sus tres hijos: Michael, el mayor: Elliott, el mediano; y la pequeña Gertie. Será Elliott el que descubrirá al misterioso visitante y lo esconderá en la casa. Desde el principio E.T y Elliott tendrán una conexión especial, y Elliott expresa los sentimientos y emociones de E.T. Poco a poco el secreto de Elliott es descubierto por los tres hermanos, que se proponen un objetivo: ayudar a E.T, el extraterrestre, a regresar a su casa, y para ello deberán esconder al alienígena de su propia madre y sobre todo, de las personas que le buscan para analizarlo y estudiarlo.

Con estos mimbres, “E.T, el estraterrestre” se convirtió de un plumazo en clásico absoluto que fusionó el cine familiar con el de ciencia-ficción y que nos mostró a los alienígenas como seres llenos de sentimientos y capaces de despertar ternura y cariño a raudales, en lugar de la visión más extendida (hasta la llegada de Steven Spielberg) de unos extraterrestres que buscaban eliminarnos por la vía rápida.

Aquí el trailer original de “E.T., el extraterrestre“, en inglés eso sí:

“E.T., el extraterrestre” dejo para la historia una serie de escenas míticas, además de dar una lección de como hacer cine de entretenimiento con arte y poderío. En estos años, Steven Spielberg no tenía rival ninguno y era capaz de convertir una historia como la de “E.T., el extraterrestre” en un clásico absoluto, dejando muestra de su talento con algunas de las mejores escenas de la historia del cine moderno, como por ejemplo:

El momento en el que E.T y Elliott se encuentran. Elliott ha oido algo raro, sale al jardin a investigar y descubre a E.T entre un maizal pegándose los dos un susto tremendo. Algo con lo que Spielberg nos viene a decir que tanto miedo tiene el alienígena de nosotros, como nosotros de él.

Las bicis voladoras. Sin duda, una de las escenas más recordadas de “E.T., el extraterrestre“, imitadas y parodiadas de E.T. Hacia el final de la película, cuando Elliott su hermano y sus amigos huyen con E.T de la policía, FBI o lo que sea, el extraterrestre hace que las bicis de todos ellos vuelen para poder escapar y ayudarle a llegar a su casa.

El dedo, “mi casa”, etc… El mismo E.T tenía una serie de peculiaridades que han durado en el tiempo, como era lo de “encender” su dedo, con el que curaba las heridas, o la de veces que decía “mi casa” y señalaba al cielo diciéndonos que venía del quinto pino espacial.

E.T borracho perdido. Una escena que parece sacada de la mejor comedia americana de los años dorados de Hollywood. E.T se pone pedo perdido a base de cerveza y vemos como llega la madre de Elliott pero aunque el extraterrestre va borracho perdido por la cocina, ella no consigue verle ni una sola vez. Por supuesto, como Elliott siente lo que siente E.T, él está en clase pero también está borracho.

La lista de momentos, escenas y situaciones memorables podría alargarse muuuucho si quisieramos: la escena de Halloween, con E.T disfrazado; el momento en el que E.T enferma; la flor que refleja el estado de salud de E.T.; como se trata a los adultos en la película, ya que no se le ve la cara a ninguno de ellos, salvo a la madre de Elliott, hasta que E.T es capturado. Como digo, la película en sí es una recopilación de momentos clásicos de la historia del cine moderno.

Aquí podeis ver un resumen completo de toda la película “E.T., el extraterrestre” en apenas 4 minutos:

En la parte más negativa del éxito de E.T, se creo un nuevo subgenero, el de películas de extraterrestres tiernos y buenos acompañados de niños, una combinación que a Steven Spielberg le salió muy bien, pero que no todo el mundo es capaz de repetir. Y en la parte más cachonda, el éxito de E.T generó el que ha sido considerado el peor videojuego de la historia. Se lanzó para Atari y como querían tenerlo para Navidad y aprovechar el exitazo de la película, lo hicieron en tan solo 5 meses. El resultado fue desastroso, porque como digo, aún hoy en día es considerado el peor videojuego de la historia. Para que os hagais una idea y como detalle final, os dejo el anuncio original del videojuego dichoso….  “mi casa, teléfono”:

Cosas que tienen que ver con esta pelicula:

Tags: , , , , ,

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Pues a mi me llevaron a verla mis padres al cine por aquel, como dices, 1982. Yo tenía 4 añitos, y está claro (al menos para mi) que y niño tan pequeño se pasa por el forro eso de “cine familiar” y lo único que ve es un bicho feo como él sólo que se mete en el armario del chaval.

Pasé un miedo de la ostia, aún recuerdo despertarme por la noche llamando a gritos a mi madre, me cag* yo en E.T. y en to lo que se menea, porque aún me da escalofríos (y no estoy exagerando).

Luego evidentemente ya mas grandecito he visto la película y admito que es una pasada, y la verdad es que me encanta, todas y cada una de las escenas que has descrito. Pero discrepo del que diga que es cine familiar, yo le daría una calificación de no apta para menores de 7 años, es bastante más compleja de lo que parece a simple vista. Y para un niño de 4 años es un verdadero trauma.

PD: la gente se ríe de mi cuando digo que E.T. me daba miedo de chiquitín… que cruz (No se arrepintieron mis padres de llevarme al cine, no…).

Ja ja ja Getterz, que razón tienes. Yo era más mayor cuando la vi pero reconozco que no entendía como el bicho aquel podía dar pena y tener amigos… había que eliminarlo!!! De todas maneras creo que todos los que eramos menores de 8 o 9 años tuvimos una sensación parecida, porque no es la primera vez que oigo esto.

Si es que yo creo que esta peli gusta más a los adultos que a los niños! Yo recuerdo haberla visto también de pequeña y me gustó pero no empaticé mucho con ET. Sin embargo, de mayor me transmitió mucha más ternura.

De todos modos, es todo un clásico. Para mí una de las películas más redondas de Spielberg.

saluditos

jajajajaja nunca me gusto la pelicula biem avurida de duermo por ver esa pelicula no la vean

Escribe un comentario

(requerido)

(requerido)