El chico de oro (1986). Eddie Murphy lucha contra demonios para salvar a un chaval del Tibet.

La verdad es que no soy lo que se dice un gran fan de Eddie Murphy. He visto muchas de sus películas, como casi todo el mundo, pero por ejemplo creo que no he visto ninguna en el cine, ni he comprado nunca una película suya en DVD, ni les tengo a sus películas un especial cariño, excepto a esta, “El chico de oro“, que no se porque siempre me ha parecido genial, puro entretenimiento: 90 minutos justos de acción, humor, magia, criaturas sobrenaturales y una canción de Ratt, ¿que más se puede pedir, diablos?

Eddie Murphy rodó “El chico de oro” después de los megataquillazos que consiguió con “Superdetective en Hollywood” y “Entre pillos anda el juego” o “Límite 48 horas”. Más tarde rodaría “Superdetective en Hollywood II” o “El príncipe de Zamunda”. Los 80 fueron suyos y se convirtió en el cómico negro por excelencia.

En “El chico de oro” Eddie Murphy se lució combinando acción, humor, payasadas suyas y un toque de misterio y terror.

El chico de oro. Eddie Murphy hace de gracioso y de Indiana Jones a la vez.

El chico de oro. Eddie Murphy hace de gracioso y de Indiana Jones a la vez.

En “El chico de oro” Eddie Murphy encarna a Chandler Jarrell, un investigador privado especializado en resolver casos de desapariciones de niños. Mientras Chandler está buscando a una chica de 16 años desaparecida, Cheryl Mosley, una joven tibetana le pide su ayuda para rescatar a un niño secuestrado en el Tibet, cuyo destino es salvar a la humanidad, ya que es el portador de la compasión. Lógicamente, Chandler, un tipo irónico y de la calle, se toma a guasa lo que la chica le cuenta, pero como ella insiste tanto y como encuentra algunos puntos en común entre la historia de ese chico del Tibet y la desaparición que está investigando, decide ayudarla a encontrar a “El chico de oro”. A partir de aquí nuestro amigo se ve metido en un fregado que incluye viajes al Tibet, culturas perdidas, pruebas dignas de Indiana Jones y enfrentamiento con seres que no son de este mundo, como el inigualable Sardo Numspa. Todo esto, por supuesto, aderezado con las típicas coñas clásicas de Eddie Murphy. La mezcla, la verdad, resulta de lo más atractiva, porque lo que acabamos teniendo es una película de acción con muchos golpes de humor y muchas aventuras e ingredientes sobrenaturales… vamos, que no te vas a aburrir viéndola.

Lo más destacable de “El chico de oro” es desde luego el argumento y el tratamiento de la historia, mezclando tantos elementos diferentes de una forma bastante equilibrada: hay acción, sí, pero la justa; hay humor, también, pero lo justo, porque aquí Eddie Murphy no hace cien papeles, hace uno y punto; hay amor, sí, pero el justito. En resumen, una película muy entretenida y disfrutable que es recordada por los que la han visto por un montón de escenas divertidas, como la forma de pedir el cuchillo, la forma de cantar en el avión o el sueño en el que Chandler Jarrell se enfrenta a Sardo Numspa.

Aunque Eddie Murphy es el protagonista de “El chico de oro”, quien de verdad sobresale es Charles Dance en la piel del maligno Sardo Numspa.

La acción empieza en el Tibet, donde vemos como los malvados secuaces de Sardo Numspa secuestran al chico de oro, a la vez que se nos muestran algunos de los poderes de este chaval y la galería de malos a los que se va a tener que enfrentar nuestro héroe. Del Tibet saltamos a Los Angeles, cuando conocemos a Chandler y le piden su ayuda para rescatar al niño. De Los Ángeles volvemos al Tibet, en la mejor parte de la película, con Eddie Murphy haciendo de las suyas por Katmandu e intentando ayudar al chavalín comportándose en ocasiones como un Indiana Jones salido de un barrio de Los Angeles. Y del Tibet volvemos a Los Angeles para el enfrentamiento final con los malos malísimos.

Desde luego “El chico de oro” nos pasara a la historia por ser una película profunda o llena de significados, pero es hoy en día muy pero que muy disfrutable, sobre todo por esa combinación tan acertada de acción, humor, fantasía y efectos especiales. Es una película poco común y la única pena es que no esté mejor montada, porque hay ocasiones en las que parece que todo pasa de una forma demasiado precipitada y sin muchas explicaciones, pero eso sí, reirte y pasarlo bien, está garantizado.

Aquí os dejo algunos de los mejores momentos para que os animeis a disfrutar de esta película:

Vídeo de “Body talk”, de Ratt, que suena a todo trapo cuando Chandler entra en la guarida de “los dragones amarillos” para descubrir que le hicieron a Cheryl, ya que su desaparición está relacionada con la del chico de oro:

La famosa escena de “quiero el cuchillo”. Así se les piden las cosas a unos monjes tibetanos, si señor:

El vuelo en avión a Katmandu, todo comodidad, y esto antes de que existiera RyanAir:

Cosas que tienen que ver con esta pelicula:

Tags: ,

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Uffff, nunca aguanté a Eddie, no sé por qué.

Un saludo y a partir de ahora te sigo.

Pues supongo que por la misma razón que yo: me resulta muy cargante y con una actitud como de pose continua… no sé, no es un tipo del que me fiaría, no, aunque lo bordó en los 80. Luego empezó a hacer 80 papeles por película y se le fue la croqueta haciendo un montón de bazofia facilona que solo se basaba en explotar su nombre… pero eso ya son los 90.

De los 80 hay varias películas que me encantan y que tienes que comentar. El cartero siempre llama dos veces, El color del dinero… y muchas más.

Un saludo

Tomo nota de las sugerencias, pero ahora mismo estoy recuperando alguna peli que tenía superolvidada como “American gigolo” o “Tootsie”. La verdad es que cuento más veo o vuelvo a ver, más se me ocurren, pero las dos que comentas tendrán su momento, eso seguro.

Esta peli la tenía grabada de la televisión, la recuerdo hasta con los anuncios.

mmm… hay una película, de ciencia ficción, que me dejó un grato sabor de boca, no es de los ochenta, sino del 79 (podría valer), yo la vi de pequeña en el cine, tenía 7 añitos, y recuerdo que me gustó mucho. Años después hablaba de ella a mis amigos, y no la conocían. Me la descargué pero se veía muy mal y en tamaño pequeño. No sé si la conocerás.

¿A qué película de ciencia-ficción te refieres? Si es del 79 no vale, aquí solo pueden salir películas hechas entre 1980 y 1989, pero si la película está bien nos la recomendamos para verla, que eso ya es otra cosa.

Escribe un comentario

(requerido)

(requerido)